domingo, 4 de enero de 2015

A TUS PIES

Tengo un amigo que anda detrás de mí para que publique alguno de mis poemas. Pues me he decidido a hacerlo, con uno de esos que estaba en el cajón de los poemas prohibidos, dado su tono quizás demasiado sensual para mentes débiles. Pero como me critican de cualquier modo independientemente de lo que escriba pues me voy a poner el mundo por montera y publicarlo.

Si me permitís me gustaría contar un poco qué me inspiró esta poesía, o poema o como lo queráis llamar. Recordé una tierna imagen de amor relatada en un libro muy antiguo, de una mujer que vierte en los pies de un hombre extraordinario un carísimo aceite perfumado y los enjuga con sus largos cabellos. Y aunque no había ninguna connotación de amor erótico en la imagen, a mí me parece una muestra de amor maravillosa, besar los pies del ser amado. (Y ahora es cuando obviamos todo eso en lo que muchos estáis pensando).

Así que como yo soy así de pasional, cuando amo beso el alma y hasta los pies. Espero que os guste.

"Enjugaré las lágrimas saladas que gotean en tus pies
con mis cabellos reflejando el cobre del sabor metálico
de los besos no dados.

Besaré tus pies como beso tus manos enguantadas
en un halo de caricias que guardas para mi cuerpo
tembloroso al roce de tus palabras.

Redimiré mi pecado de amarte flagelando mi espalda
con la punta de tus dedos clavados al maritirio
del deseo de tu sexo.

Sucumbiré al abismo de tus ojos de pozo petrolífero
en jadeos ahogados por la almohada perfumada
de la pasión madura de mi entraña"

2 comentarios:

  1. Has aprovechado el invierno crudo que vivimos para subir unos grados el termostato eh? ;)

    ResponderEliminar
  2. No es mala manera ¿no te parece? Así entramos todos en calor, jajaja

    ResponderEliminar